Habitar la imagen, construir nuevos recuerdos es un proyecto ideado por la artista Raquel Planas Díaz de Cerio y llevado a cabo en colaboración con AFEDAZ (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer).

La artista ha diseñado una serie sesiones en las que los usuarios de la asociación y sus familiares, que en muchos casos eran también sus cuidadores/as, han podido construir su propio álbum de vida. Utilizando la fotografía, la palabra y el dibujo los usuarios y sus familiares realizaron un trabajo en torno a la memoria y su relación con el presente. El trabajo propuesto por Planas Díaz de Cerio se ha basado en ese lazo invisible que une a las familias y que se materializa en los dibujos, los trazos y las manos.

Entendiendo el arte como un espacio de encuentro y de relación, en este proyecto se ha promovido la practica artística como herramienta para promover la mejora de la salud emocional de las personas, así como de su bienestar. Uno de los objetivos del proyecto ha sido reflexionar sobre el concepto de memoria y de recuerdo desde los propios participantes, donde la fotografía y el relato son  las coordenadas que lo han estructurado.

Si entendemos los objetos como contenedores de experiencias, de huellas, de recuerdos, uno de los más emblemáticos podría ser el álbum fotográfico, actuando como contenedor de nuestra(s) memoria(s). Sin embargo, no se plantea la fotografía como la llave a nuestro pasado, sino como productora de nuevos significados en el momento que se vuelve a ver la foto y se construye un relato en torno a esta. La memoria entendida como un ejercicio continuo de reelaboración, como lugar de encuentro entre pasado y  presente, sustantivo y verbo, teoría y praxis.

Raquel Planas Díaz de Cerio, en colaboración con Elena del Diego, es la impulsora de este proyecto, financiado por el Ayuntamiento de Zaragoza, y que cuyos resultados se muestran del 5 al 27 de abril en el Centro Centro Joaquín Roncal CAI-ASC, en la exposición titulada Habitar la imagen.

Planas, continua desde otro ángulo su investigación artística en torno a la memoria y la práctica artística, que ya expuso en 2016 en la Sala Juana Francés de Zaragoza y que llevó por título “Conversar la memoria. Una mirada subjetiva sobre la enfermedad desde la práctica artística”.


 

Actividad financiada por: